--

Alcaldía de Floridablanca, Santander

-

lunes, 25 de julio de 2016

Cruzada ambiental, ejecutan en Santander, la CAS y ESSA

La directora de la Cas, Flor M. Rangel y el gerente de Essa
Mauricio Montoya entregan el incentivo a un beneficiario
San Gil.- A 296 hectáreas, llega el área protegida de bosques, dentro de un programa que desarrollan desde 2015,  en Alianza, la Corporación Autónoma Regional de Santander (CAS) y la Electrificadora  de este departamento, ESSA, dentro de una cruzada por la protección del medio ambiente.
La última renovación del proyecto vinculó a otras 16 familias santandereanas  del municipio de Eencino een la provincia de Guanentá. El año pasado el proyecto BanCo2 había recibido familias de lios municipios de Coromoro, Mogotes, Charalá, Gambita y Mogotes, que en conjunto velarán por la protección de 296 hectáreas de bosque nativo y 10 nacimientos de agua que existen en sus terrenos.
Pablo Antonio Giratá es uno de los 16 nuevos aliados al programa  de la CAS y ESSA, en la protección de los recursos naturales. Él se enteró del proyecto por casualidad y le llamó la atención que le pagaran por hacer algo que siempre había hecho: “Yo siempre cuidaba mi montaña. Soy muy celoso con mi montaña porque de ahí es de donde yo voy a traer el agua para mi casa y ahora con esta platica pues salí más favorecido”.
A cambio del compromiso de no talar ni un árbol y proteger sus terrenos, las 16 familias campesinas recibirán un incentivo mensual que, como explica la directora de la CAS, Flor María Rangel Guerrero, llegará directamente a sus manos pues. Así lo afirmó la directora de la Cas, Flor Maríoa Rangel:  “este recurso económico que, mes a mes les trasferimos no es manejado ni por nosotros, ni por la ESSA. Estos recursos son consignados a través de Bancolombia a las familias".
El proyecto entregará un incentivo económico a las familias patrocinadas por la ESSA durante tres años, tiempo en el que también serán capacitados “para que encuentren una manera de subsistir que no afecte esas hectáreas de bosque, de modo que una vez termine el convenio puedan aplicar esos nuevos métodos de subsistencia”, aseguró el gerente de la ESSA, Mauricio Montoya Bozzi.
En esta región  de Encino, integrante del Santuario de  
fauna y Flora de Virolín  nace el agua para buena parte
de la provincia de Guanentá y Santander
No es la primera vez que la Electrificadora de Santander se une a la Corporación en esta cruzada ambiental. Con la vinculación de estas nuevas familias, la ESSA alcanza un total de 37 familias patrocinadas y 400 hectáreas de bosque protegidas, un resultado propiciado por el trabajo conjunto según Montoya Bozzi, quien asegura que ha “encontrado de la CAS y su directora, un apoyo decidido y desinteresado para caracterizar a las familias que más necesiten el apoyo y realmente quieran conservar los bosques”.
Por su parte Pablo Antonio Giratá ya está recibiendo mensualmente 750 mil pesos por cuidar sus terrenos, un dinero con el cual comprará las puertas, ventanas y estufa que le hacen falta a la vivienda que aún tiene en obra negra, mejorando así su calidad de vida, la de su esposa y sus dos hijos a quienes desde ya les está enseñando a proteger ‘su montaña’.

Fuente: OFICINA DE PRENSA – CAS
--

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...